4 de marzo de 2022







Gentes con paraguas en la ciudad.




Personas con paraguas transitan con su rutina.

La lluvia, precipitada sobre las hojas del árbol en el bulevar. Se pegan al cemento, haciendo intransitables los apresurados pasos de los que huyen del agua que cae.

Las del parque esperaran estoicas que vengan a recogerlas.

Gentes con paraguas en la ciudad.

Las personas, que transitan con sus rutinas, bajo los paraguas. Las aguas aliviadas sobre la fronda despejan de hojas los árboles, se pegan al cemento por supuesto, volviendo intransitable el barrio.

Se reconocen los apresurados pasos de los que huyen de la lluvia que cae.

Las hojas esperarán, estoicas, que vengan a recogerlas.

Gentes con paraguas transitan su cotidianidad. La lluvia, precipitada sobre las hojas de algunos árboles del bulevar, se adhieren al cemento, se pegan al suelo, haciendo difícil el paso de los apresurados, de los que huyen del agua que cae.

Las hojas.

En el parque, olvidadas, esperan imperturbables a quien vendrá a recogerlas.

Gentes con paraguas, de caminar cauteloso entre la acera y el asfalto. Este padre reprende a su crío que chapotea feliz. Bajo su quita aguas, esa pareja, no le pone inconveniente a la lluvia. Hay pájaros guarnecidos, pero otros baten sus alas bajo la lluvia.

De pequeño, mi madre me enseñó a refugiarme en los soportales, pacientemente, esperando a que escampe, vigilados por porteros, temerosos de una invasión a su suelo. Un empellón servía a los residentes para despejar el camino. Dependiendo de su tamaño, el zaguán estaba vacío o en plena ocupación, esto hacía dificultoso guarecerse.



De chico gustaba, con otros, correr de portal a portal, ignorando la lluvia.

Desafiantes.

Entre risas.

Empapados al final.

Me gusta ver gente con paraguas en mi ciudad.















 





31 de diciembre de 2021

21 de noviembre de 2021

19 de octubre de 2021


 

Mirando el camino que dejé atrás




Mirando el camino que dejé atrás no supe recordar qué hice, tampoco puedo narrar

 

convenientemente las vicisitudes de mis pasos inseguros, tantas veces trémulo, en

 

los andares tristes, pigmentados los aledaños del entorno con vívidos colores,

 

alguna vez visitados y a la vez huidos.

 

Un cobarde de vida ahora, al borde de la decrepitud, que a todos llega. 

 

Una historia inacabada y la impronta, escrita a fuego, de la irrelevancia de mis

 

quehaceres. 

 

Lo insustancial de mis vidas, la real y las soñadas.

 

29 de septiembre de 2021

 



Imaginería del apocalipsis

 

 

Lo que puede ser,

lo que uno puede desear,

lo que tal vez quisiera soñar.

 

Unas pobres quimeras.

 

El apocalipsis es con juicio

el dios del apocalipsis es un dios airado.

Si no hay juicio no hay redención.

Es el infierno.

 

Apocalipsis romano.

 

Los romanos temían que Nerón resucitase.

La mitología griega y romana temía las resurrecciones, transformaciones, metamorfosis.

Una liturgia calcada de la romana, un apocalipsis dirigido contra Pablo, contra Josefo.

Se cambia la palabra por la imagen.

El apocalipsis introduce la imagen donde antes imperaba la palabra.

 

No desees el sufrimiento a nadie.

Mira cómo son castigados esos.

Aprueba de qué manera son penados,

el dolor extremo evita la repetición

de los malos hábitos de los amigos de lo ajeno.

Nos gusta infligir dolor.

Nos gusta ver el sufrimiento,

el daño en los cuerpos de esos.

 

Somos rebeldes de Dios,

procuramos no sentir su angustia.

Discípulos del maligno,

dueños de heridas abiertas.

 

El hombre,

siempre astuto, consiguió la promesa,

la palabra,

de que no nos mandarían otro diluvio.

Noé fue hábil.

Y el hombre campó a sus anchas.

1 de septiembre de 2021

Un día perfecto para enamorar



2-Un día perfecto 



Ariadna rc. Nº60 verano 2013.

A todos vosotros . Homenaje a Pablo Neruda

Un día perfecto para enamorar

10 de agosto de 2021

 


Hacia la obscuridad

 

 

El tren entra en el túnel, no recuerdo haber sentido tanta oscuridad, negros son además mis sueños.

Me pesan abrumadoramente mis quimeras.

Cada día más próximos.

Cada día más presentes.

No hay duda, pronto cruzaran el espacio que nos separa.

Vendrán, los desperdicios, las pesadillas de Lovecraft.

La edad me arrastra al tiempo de invierno.

Nos arrastra el tiempo circular.

Volvemos a pasar tous les jours

La asquerosa blandura del abrazo de un viejo.

Entran, llegan los mayores de torpe caminar.

Los años les dejaron bocas sin dientes, dentaduras que se desplazan y se dejan en un vaso en la mesita de noche, dónde pasarán una jornada más.


2 de julio de 2021

 



Poemas de Felipe Fernández Sánchez

miércoles 30 de junio de 2021

Agradezco a  Letralia. Tierra de letras. 
La consideración de publicar unos poemas míos

Letralia. Tierra de Letras

https://letralia.com/letras/poesialetralia/2021/06/30/poemas-de-felipe-fernandez-sanchez/